FARMACIA PIQUE FARRE Farmàcies Lleida Lleida

La cel·lulitis

06/05/2020

La celulitis es una alteración inflamatoria del tejido subcutáneo. Patología en la que simultáneamente hay mala circulación, acúmulo de agua, grasas y toxinas en el tejido subcutáneo lo cual altera su arquitectura.

La capa más profunda de la piel, la hipodermis es donde se encuentran las células llamadas adipocitos que acumulan y actúan de reserva de las grasas. La función del tejido adipocitario es: almacenar energía, mantener la temperatura y proteger de lesiones.

En la hipodermis encontramos también vasos sanguíneos, vasos limfáticos, venas, fibroblastos (son células que dan firmeza y elasticidad), mastocitos (son células que forman parte del sistema inmune) y los adipocitos.

La alteración microcirculatoria a nivel del tejido adiposo ocasiona un drenaje insuficiente y las células adiposas aumentan de tamaño con lo cual tiran de las paredes fibrosas laterales y dan lugar a la aparición de hoyuelos. Es el llamado síndrome “piel de naranja”. Se sabe también que un alto nivel de estrógenos, cambios hormonales como pubertad, embarazo, cambios hormonales como pubertad, embarazo, menopausia, síndrome premenstrual, uso de píldora anticonceptivas, pueden desencadenar o bien empeorar la celulitis, además la toma de algunos medicamentos y también personas con circulación y piernas cansadas estarán en riesgo de tener o agravar la celulitis.

Es importante conocer el grado de celulitis para poder tratarla adecuadamente.

  • GRADO 1: La piel tiene aspecto liso y uniforme, tanto de piel como acostada y al pellizcada no aparece piel de naranja solo a contraluz puede verse alguna irregularidad. Es el mejor momento para empezar un ritual de tratamiento.
  • GRADO 2: La piel tiene aspecto liso y uniforme solo al pellizcar o contraer el músculo aparece la “piel de naranja”. Estaríamos en la llamada “celulitis dura”.
  • GRADO 3: La piel está lisa al estar acostados, pero al levantarnos se percibe la piel de naranja. Los nódulos de grasa son visibles sin necesidad de pellizcar la piel. Hay más flacidez, es la llamada “celulitis blanda”.
  • GRADO 4: La más grave, se percibe celulitis tanto acostados como de pie, con o sin pellizcos. Hay bultos o depósitos de grasa que se hinchan y apariencia de hoyuelos muy visible en la piel.

Algunos factores a tener en cuenta que condicionan la celulitis:

  • El género y las hormonas, los hombres no tienen estrógenos y son tejido adipositario que está dispuesto de forma androide (abdomen, espalda) mientras que en las mujeres el adipocito se puede encontrar más en caderas, muslos y glúteos.
  • Factores hereditarios.
  • Raza: mujeres negras (tienen menos), mujeres latinas (nalgas y piernas) y mujeres nórdicas (abdomen).
  • Fragilidad capilar, propensión a mala circulación y edema.
  • Alimentación.
  • Estreñimiento, acumulo de toxinas.
  • Estrés, se libera cortisol que estimula el adipocito.

Tratamiento

Para abordar el tratamiento no se trata solamente de adelgazar, esto dependerá de si existe o no, sobrepeso. En el caso de no sobrepeso se deberá tratar zonas concretas en las que existe dicha grasa localizada e integrar hábitos saludables. Si existe sobrepeso, es aconsejable perder peso e iniciar una dieta sana. Introducir hábitos saludables para tratar celulitis, es aconsejable:

1 - Evitar el alcohol, ya que se transforma en el organismo en grasa y va directamente a los depósitos grasos.

2 - Evita el tabaco, fumar oxida las células y genera radicales libre que destruyen las fibras de colágeno (flacidez).

3 - Evita el café y bebidas con cafeína. La cafeína produce un endurecimiento de las arterias y una subida de los niveles de insulina en sangre, lo cual permite almacenar azúcares en forma de grasa. Aplicada vía tópica, la cafeína resulta vital ya que estimula la circulación.

4- Mantener una alimentación sana: Productos frescos como frutas, verduras, eliminar alimentos procesados, reemplazar las grasas saturadas por grasas sanas (omega 3, grasas de pescado, semillas de lino…), reducir el consumo de sal refinada, reducir el consumo de azúcares refinados que aumentan los depósitos de grasas y el acúmulo de toxinas.

Introducir alimentos antioxidantes en la dieta: frutos rojos, cítricos, vegetales (espárragos, brócoli, tomate, apio, col…), frutas (melón, plátano, piña, papaya…)

5- Hidratar y drenar: beber agua, agua con rodajas de limón o infusiones drenantes y/o antioxidantes.

6- Hacer un plan détox: depuración hepática más intestino para eliminar toxinas.

7- Reforzar los capilares sanguíneos: con venotónicos (extracto de castaño de indias), también mejorar la circulación sanguínea (gingko biloba, estimula la circulación). 

8-Evitar sedentarismo, moverse, hacer ejercicio, ayuda a quemar grasas, mejora la circulación y el tono muscular.

9-Finalmente introducir tratamientos tópicos: exfoliaciones y masajes que estimulan el sistema linfático, acompañadas de anticelulíticos tópicos y orales que ayudaran a movilizar las grasas, disminuir la retención de líquidos y reafirmar la piel.